Hammam

El hammam: el cuidado del cuerpo y la mente de los baños árabes

Aumento de la frecuencia cardíaca y estimulación del sistema nervioso, eliminación de toxinas e impurezas, piel más tersa, dermis más aterciopelada, efecto expectorante y reducción del estrés y la ansiedad son algunos de los principales beneficios que obtenemos al acudir a un hammam. Un espacio que fue usado por primera vez en el mundo islámico y que en nuestros días sigue siendo una opción muy demandada con espacios actualizados y adaptados a las necesidades de hoy, como en Hammam Al Ándalus.

¿Cuál era la función del hammam en el mundo islámico?

Un hammam era un baño árabe y, a su vez, el centro en el que se desarrollaba la vida en el antiguo mundo islámico. Era un lugar de reunión para la gente donde poder socializar. Un espacio que no sólo ofrecía beneficios corporales y mentales, también un ambiente distendido.

Aparición de los primeros baños árabes

Aunque actualmente encontramos baños árabes muy modernos, lo cierto es que el origen de estos espacios se remontan, según los restos arqueológicos, al período Omeya, entre los siglos VII y VIII.

La construcción de los baños árabes proliferó en el territorio conocido como Al-Ándalus. Su construcción no sólo se centraba en los grandes núcleos urbanos, también es posible encontrar ruinas en los medios rurales; y es que este espacio, como comentábamos, era más que un baño. Era un edificio público, cívico e incluso religioso. En este último punto, al igual que en el cristianismo, los musulmanes otorgaban un sentido religioso como elemento purificador al agua. Por tanto, era imprescindible la limpieza, tanto corporal como espiritual.

Los baños del Al-Ándalus eran un poco más pequeños que las termas romanas de Bizancio y Roma en las que se inspiraban. Podían ser privadas, cuando se encontraban dentro de los palacios, pero también públicas. Se construyeron, así, importantes redes hidráulicas para poder abastecer de agua las ciudades y, en consecuencia, sus baños.

El hammam actual

Es posible encontrar estos espacios en la actualidad, aunque evidentemente han ido evolucionando para adaptarse a nuestra forma de vida y necesidades. Un excelente ejemplo es la red de baños árabes Hammam Al Ándalus, que mezclan jardines de agua, silencio y una amplia variedad de tratamientos estéticos.

En un hammam moderno podremos beneficiarnos del poder curativo del agua, pero también de los aromas. Una temperatura perfecta en el agua que hará que la experiencia en estos baños sea increíble, logrando una relajación y armonía perfecta.

Podemos disfrutar de baños sencillos o realizar un auténtico viaje de agua con masajes exclusivos a base de aceites esenciales; y es que no podemos olvidarnos de que el agua cuenta con un poder terapéutico importante, y las fragancias de la aromaterapia son el complemento perfecto.

Podemos decir que la estructura y organización de estos espacios en la actualidad, guardan mucha relación con los primeros baños árabes. No obstante, se incorporan técnicas nuevas para que además de los beneficios corporales de estos lugares, podamos encontrar nuevos beneficios estéticos.

1 thought on “El hammam: el cuidado del cuerpo y la mente de los baños árabes

  1. Me encantan los baños árabes que hay en Málaga en la Plaza de los Mártires parece que te estás bañando en la Alhambra, monumentales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: