Implantes dentales

¿Qué cuidados necesitan los implantes dentales?

Las caries dentales, la enfermedad de las encías, las lesiones o una condición genética pueden estar detrás de la pérdida de piezas dentales. Esto es algo que, más tarde o más temprano, sufrirán prácticamente todas las personas. Independientemente de la causa de la pérdida, los implantes dentales se han convertido en uno de los mejores tratamientos para reemplazar los dientes perdidos y mantener una sonrisa perfecta. En España, dos de cada diez personas de entre 25 y 79 años tienen colocado un implante dental. Estas cifras sitúan a nuestro país como uno de los países de la Unión Europa en el que se realizan más implantes, entre 1,2 y 1,4 millones, cada año.

Un implante dental en sí es un tornillo de titanio que se introduce en el hueso maxilar, reemplazando la raíz del diente faltante. Una vez que se haya colocado, el hueso que rodea el implante se fusiona gradualmente con él, manteniendo el implante firmemente en su lugar. Luego, se coloca una corona o prótesis en la parte superior del implante. Las coronas y las prótesis son similares en forma, tamaño y color al diente perdido, por lo que se integra naturalmente con la sonrisa. Con los implantes bucales se puede sonreír, hablar y masticar con total normalidad.  Además, como son fijos y simulan la raíz del diente, no se mueven, por lo que son más estables que las dentaduras postizas y los puentes.

Al igual que con los dientes naturales, los implantes dentales requieren de cuidados para garantizar su durabilidad. Con el cuidado adecuado en el hogar y el mantenimiento profesional, los implantes dentales pueden durar toda la vida. De lo contrario, la falta de higiene bucal puede provocar que las bacterias causen infección en los tejidos alrededor de los implantes. Sin una eliminación tenaz de la biopelícula dental, los pacientes pueden desarrollar periimplantitis, un proceso inflamatorio que puede ocasionar la pérdida del soporte óseo en el que se ha integrado el implante. Ya sea que haya tenido implantes dentales durante años o esté planeando ponérselos, aquí te dejamos con algunas formas fáciles y efectivas de cuidar sus implantes dentales.

Cepíllese y use hilo dental a diario

Los implantes dentales deben cuidarse como dientes naturales. Esto significa que deberán cepillarse después de cada comida (alrededor de tres veces al día), principalmente con un cepillo de dientes de cerdas suaves, durante aproximadamente dos minutos, como señala la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA). Igual de importante es el hilo dental, uno de los grandes olvidados dentro de la higiene bucodental diaria. Hay que usar el hilo dental alrededor de la base del implante para asegurarse de eliminar los restos de comida que se hayan acumulado, algo fundamental para evitar posibles problemas de higiene bucal. De esta forma, el cepillado y uso de hilo dental a diario es imprescindible para eliminar la placa y las bacterias de las encías, y cuidar los implantes dentales.

Cambie su cepillo de dientes regularmente

El cepillo de dientes es la primera línea de defensa contra las bacterias que causan enfermedades de las encías, mal aliento y caries, entre otros problemas de higiene bucodental. Para lograr un cepillado correcto y cuidar los implantes dentales se debe cambiar el cepillo de dientes con frecuencia. A medida que las cerdas del cepillo de dientes comiencen a deshilacharse y perder color, lo que generalmente ocurre cada tres meses, debe reemplazarse por uno nuevo. Esto es fundamental para asegurar que la placa dental y las bacterias se eliminen de manera efectiva de la boca y, al mismo tiempo, evitar que se desarrolle un exceso de bacterias en el cepillo de dientes.

Evite cosas que puedan dañar sus implantes

Como hemos comentario anteriormente, los implantes dentales están compuestos por una pieza de titanio, un material que se caracteriza por su resistencia y durabilidad. A pesar de ello, no son completamente indestructibles y ciertos comportamientos pueden aumentar el riesgo de que se dañen. Comer alimentos duros o pegajosos es una de las cosas que pueden dañar potencialmente los implantes dentales y la prótesis adjunta. De esta forma, hay que evitar alimentos como los caramelos, las frutas secas o los dulces duros. Más allá de este tipo de alimentos, también deben evitarse cosas cotidianas como morderse las uñas, masticar los bolígrafos o usar los dientes para abrir paquetes.

Programe visitas regulares al dentista

Los implantes dentales ayudan a mantener una sonrisa perfecta. Sin embargo, no evitan la aparición de problemas de higiene bucodental. Dependiendo de su salud dental en general, debe programar visitas regulares al dentista, al menos dos veces al año. La clave está en elegir dentistas especialistas en procedimientos de implantes dentales, ya que cuentan con la experiencia necesaria para resolver cualquier tipo de duda y buscar las mejores soluciones a los problemas dentales. Con las visitas regulares al dentista, tanto para reconocimientos como para limpiezas regulares, y el cuidado adecuado cada día, los implantes dentales pueden durar toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: