Paneles solares

¿Qué son y cómo funcionan las baterías solares?

En los últimos años hemos visto cómo cada vez más hogares apostaban por la energía solar. La concienciación medioambiental, el aumento del gasto de la luz o la mejora de las condiciones y ayudas ha fomentado que las placas solares sean una de las primeras opciones que las familias españolas barajan a la hora de pasarse a la energía verde.

Pero, además del propio sistema fotovoltaico, existen otros elementos que se pueden añadir para ahorrar energía y gasto económico. Así, las baterías para placas solares, según Otovo, son una de las principales instalaciones que permiten acumular energía y utilizarla llegado el momento.

Qué son las baterías solares

Vayamos por partes. Cuando una empresa realiza una instalación fotovoltaica, existen diferentes accesorios que los clientes pueden o no contratar. Esto significa que, aunque a primera vista lo parezca, no todas las placas solares funcionan de manera similar o, mejor dicho, la energía que producen dichas placas no se aprovecha de la misma manera en todos los casos.

Las baterías solares son unos acumuladores o «cajas» donde queda almacenada y recogida la energía que la placa solar ha estado produciendo gracias a la luz del propio sol. Así, cuando por alguna razón las placas no pueden producir energía «a tiempo real», los usuarios tienen dos opciones: o consumen energía de la propia red eléctrica o recogen la energía sobrante que se han producido sus placas durante horas de sol. En este último sistema es en el que entran en juego las baterías solares.

Cómo funcionan las baterías solares

Como decimos, las baterías solares son accesorios complementarios en un sistema de instalación fotovoltaico. Se trata de unos acumuladores que permiten hacer uso de aquella energía que nuestras placas han producido y que no hemos consumido.

Las baterías solares dependen enteramente de una pieza que realiza la carga: el inversor polar o un regulador de carga. Lo normal es instalar todas las piezas durante el mismo proceso de montaje, ya que de ese modo el hogar puede aprovecharse de ayudas o financiación. No obstante, también es posible instalar baterías externas tras haber instalado placas solares.

Razones para apostar por las baterías solares

Las baterías solares disponibles para el autoconsumo fotovoltaico dependen de varios factores. El más importante es el consumo de la infraestructura, ya que existen baterías de diversas potencias y peculiaridades. Los expertos recomiendan tener presente cuánta energía sería necesaria para abastecerse durante, al menos un día, ya que existe una franja horaria (entre las 19.00 y las 22.00 horas) en la que las placas no podrán producir energía solar.

Estos aparatos ofrecen la posibilidad de hacer uso de energía de manera autónoma hasta su nueva recarga. Esto significa que, si contratamos una batería con potencia suficiente, el ahorro de la luz puede alcanzar hasta un 80%, ya que podemos obtener un 85% de energía producida por nosotros mismos. Además, no podemos perder de vista que los picos de consumo de luz son increíblemente elevados durante las horas de mayor consumo en los hogares, normalmente durante la tarde.

Al igual que las placas solares, una batería solar es una apuesta a largo plazo. Aunque su precio puede parecer elevado a primera vista, existen ayudas por parte de la Administración y sistemas de financiación. Asimismo, con su instalación estamos ayudando al planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: