Mejores películas de apuestas deportivas

Las 5 mejores películas de apuestas deportivas

La ficción ha retratado con maestría el mundo de las apuestas en el deporte, con producciones que todo aficionado debe ver para entender su magnitud.

Adrenalina, emoción, diversión, retos, pasión. Eso es lo que muchos viven con el deporte y lo que otros tantos buscan incrementar aún más con las apuestas deportivas, tal y como describe webapuestas.com. El cine no podía obviar unas sensaciones tales y a lo largo de la historia, ha retratado en no pocas ocasiones todo lo que se puede generar a partir de la relación entre la actividad apostadora y el deporte de élite. 

Con personajes complejos y apasionantes, que difuminan las líneas entre el bien y el mal, así como un ensalzamiento evidente de las bondades del deporte, el séptimo ha sido prolífico en este sentido y conviene destacar algunas de las películas más importantes que abordan la relación entre apuestas y deporte. Estas son las 5 que ningún aficionado a las apuestas deportivas debería perderse y que ayudarán a entender un fenómeno que ha crecido mucho en los últimos tiempos.

El color del dinero (1986)

Basada en la novela de Walter Evis, el afamado Martin Scorsese se rodeó de estrellas como Paul Newman y Tom Cruise para abordar el mundo de las apuestas en torno al billar. Supone un retrato psicológico espectacular de los apostadores, mostrando con maestría cómo valores intangibles como el orgullo, la valentía y el ser fiel a uno mismo, cobran la misma importancia o más que el dinero en juego. Se pone de manifiesto la importancia de las apuestas en el día a día de muchas personas.

Ocho hombres fuera (1988)

Refleja el mal que, aún hoy en día, sigue inundando algunos deportes profesionales: los malos salarios que se perciben hacen que algunos jugadores decidan dejarse perder con el fin de ganar dinero apostado contra ellos. Es un caso real, abordando uno de los episodios más polémicos en la historia del deporte estadounidense, como es la final de la MLB de béisbol de 1919. La crudeza, al ver cómo amantes del deporte tienen que renunciar a su orgullo y profesionalidad por mantener a sus familias, supone un aviso a navegantes.

Seabiscuit, más allá de la leyenda (2003)

El caballo de carreras que da nombre a la película existió en la realidad y forma parte del imaginario colectivo en los Estados Unidos. Dominó los hipódromos de todo el país durante los convulsos años 30, después de la Gran Depresión, momentos desesperantes para muchos que buscaban recuperar con un golpe de suerte todo lo que habían perdido en la Bolsa. El corcel es la gran esperanza de unos personajes complejos y divertidos, que se vuelcan en su formación por anhelo de gloria deportiva, pero también de dinero a través de las apuestas deportivas.

Two for the money, apostando al límite (2005)

Si te interesa comprobar todo el entramado que hay detrás de las apuestas deportivas profesionales, esta película te cautivará. Al Pacino, corredor profesional de apuestas, y Matthew McConaughey, jugador de fútbol americano obligado a retirarse por una lesión, se alían para hacer pronósticos sobre este deporte. Es una lección moral irrefutable de cómo jugar sin responsabilidad puede provocar consecuencias fatales en la vida de las personas.

Doble o nada (2012)

Escritora y periodista aterriza en Las Vegas y conoce, por casualidad, a un corredor de apuestas deportivas. A través de su relación, plagada de diálogos ocurrentes y graciosos, se descubren los entresijos de las apuestas deportivas e inspira una gran simpatía por el personaje al que encarna Bruce Willis. Tiene un gran valor de conocimiento ya que se encarga de disipar muchos estereotipos en torno a los apostadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: