Holanda

Holanda: islas artificiales para recuperar biodiversidad de la zona

Holanda, una historia siempre ligada al mar. Y una parte importante de esa historia comenzó en el siglo XVI, cuando comenzaron la construcción de los «pólder». Espacios anegados y aislados por medio de diques que luego se desecan para dedicarlos a cultivos.

Hoy día, la construcción de diques es una práctica habitual en Holanda para el manejo de las mareas y la regulación del nivel del agua. Lamentablemente ha tenido consecuencias. Aunque es una actividad vital para el país, en ocasiones los costos medioambientales y de biodiversidad han sido altos.

Por qué en Holanda construyeron islas artificiales

La historia del lago Markemeer

En el año 1932, Holanda finalizaba la construcción del dique de cierre Afsluitdijk, con el cual buscaba regular el nivel del agua en el país y luchar contra las inundaciones. Pero la construcción de este dique trajo grandes cambios a toda la zona. La bahía de Zuiderzee quedaba ahora aislada del Mar del Norte, convirtiéndose en el lago IJsselmeer.

Posteriormente, la construcción de un dique interno, el Houtribdijk, en 1976, daba origen al Markermeer, uno de los lagos de agua dulce más grandes de Europa. En este lago se construyeron las islas artificiales. ¿Por qué?

Pérdida de la biodiversidad de la zona

Toda la zona del Zuiderzee poseía una gran biodiversidad. Esta se vio fuertemente afectada por la construcción de los diques y la separación de los dos lagos. En el lago Markermeer comenzaron a depositarse gran cantidad de sedimentos, haciendo que sus aguas se volvieran turbias, con graves consecuencias para el ecosistema.

Disminuyó la biodiversidad de toda la zona al disminuir las poblaciones de aves y plantas alrededor del lago. Además, la vida acuática en el interior del lago, representada principalmente por peces y moluscos, desapareció.

Islas artificiales para recuperar la biodiversidad de la zona

Pero los holandeses no se amilanaron. Pusieron manos a la obra y, en pocos años, finalizaron uno de los mayores proyectos de restauración natural: construyeron islas artificiales para recuperar la biodiversidad de la zona.

La idea fue impulsada por la ONG Natuurmonumenten junto con los ministerios de Agricultura y de Infraestructura y gestión de aguas, asociaciones de pescadores y otras ONG defensoras de la biodiversidad. Además, el proyecto contó con donaciones de particulares para cubrir los €60 millones del costo.

Usando tecnología innovadora, desarrollaron un archipiélago artificial sobre limo, creando zonas pantanosas y terrenos fértiles en los cuales se desarrollaron reservas de alimentos para aves migratorias. Así, en el último año pudieron observarse unas 30.000 golondrinas usando las islas como área de descanso. De las cinco islas construidas, solo se permite la visita a la principal, en la que existen tres observatorios de aves. Las otras cuatro están restringidas para contribuir a recuperar la biodiversidad de la zona.

Plantas llevadas por el viento, gran cantidad de plancton en el agua, ocas, charranes, garzas o martinetes ya han comenzado a verse nuevamente. ¡Fue posible!, en Holanda construyeron islas artificiales para recuperar la biodiversidad de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: